Si vemos el comportamiento del índice S&P 500 en comparación con el de los mercados economías emergentes, vemos que el índice estadounidense ha tenido bajas y alzas más pronunciadas, mientras el que sigue a los emergentes ha estado menos volátil y estable en su crecimiento. 

Por Nicolás Arieu

Afortunadamente, a lo largo de mi carrera he tenido el privilegio de poder conversar con traders y expertos financieros por varios años.

Entre todas esas conversaciones hay un detalle que siempre ha destacado por sobre todas las cosas: lo tipos más capaces siempre sabían cómo proyectar una tendencia de inversión potencial a partir de lo que para la gente común era solo una serie de eventos separados.

Y eso es precisamente lo que estoy detectando en este momento en los mercados emergentes.

Hay una secuencia de eventos importantes a punto de comenzar que, si los consideramos todos juntos, nos dicen que las condiciones están dadas para un cambio importante para las acciones de estos mercados.

Los mercados emergentes toman fuerza

Como grupo, creo que estos mercados en desarrollo están tomando fuerza, superando incluso a los principales índices de la Bolsa estadounidense.

Si vemos el comportamiento del índice S&P 500 en los últimos seis meses en comparación con el ETF iShares MSCI Emerging Markets (EEM), que sigue el comportamiento bursátil de un amplio grupo de economías emergentes, vemos que el índice estadounidense ha tenido bajas y alzas más pronunciadas, mientras el EEM ha estado menos volátil y estable en su crecimiento.

Entonces, ahora te muestro por qué sigo optimista para los emergentes…

No. 1: Menos apoyo al Brexit

¿Qué estará primero en el desfile de eventos que fortalecerá el rally de los mercados en desarrollo?

Simple: la resolución del problema de la Unión Europea con respecto al Brexit.

Siendo sincero, creo que van a terminar cancelándolo todo –es decir, el Reino Unido no irá a ningún lado.

Éste es el problema: los mercados aborrecen la incertidumbre. Y durante ya dos años el Brexit ha sido la mayor fuente de incertidumbre sobre la faz de la tierra.

La fecha límite para la salida del Reino Unido es el 29 de marzo. Pero las decisiones de la Unión Europea dejan abierta la posibilidad de que se cancele el Brexit sin penalización alguna.

En diciembre, los economistas de JPMorgan Chase incrementaron a 40% las posibilidades de que se termine cancelando todo el asunto. Y eso fue antes del reciente voto de desconfianza del Parlamento sobre el liderazgo de la Primera Ministra Theresa May.

May apenas y se mantuvo en el poder. Pero más allá de eso, es una muestra del decreciente apoyo al Brexit.

No. 2: La inyección de estímulo china

El segundo punto a favor de los mercados emergentes es el enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China.

Esta semana el Representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, se reunirá con su contraparte china para discutir asuntos de suma importancia. Una resolución a los problemas tendría un impacto alcista inmediato en la economía global.

Sin embargo, cabe destacar que el estancamiento comercial también ha llevado al banco central chino a inyectar enormes cantidades de capital estímulo en su economía. A mediados de enero, inyectó US$ 83.000 millones al sistema bancario en solo un día.

Para que todo ese capital comience a surtir efecto dentro de una economía tan grande como la china, simplemente hace falta algo de tiempo. Pero a medida que ocurra, todo ese estímulo está creando soporte para las acciones no solo en China, sino también en muchas otras economías emergentes.

No. 3: La Fed al margen

El último factor es el enfoque cada vez más moderado de la Reserva Federal con respecto a las tasas de interés.

Claro que tendremos más información una vez que el comité de discusión de políticas de la Fed nos entregue más información, sin embargo, en sus declaraciones de las últimas semanas el presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, dejó más que claro que la Reserva Federal será “paciente”.

Está “muy preocupado” por el endeudamiento en aumento (situación que se dificulta debido a tasas más altas), lo suficiente como para estar dispuesto a dejar a la Reserva Federal al margen por un período prolongado.

En los últimos años, el único factor capaz de contener el rendimiento de los mercados emergentes, fue el impacto de los aumentos de la Fed en las tasas de interés del dólar.

Las tasas más altas hacen que el dólar sea más atractivo con respecto a las divisas de otras naciones, pero a medida que la Fed comience a optar por una postura aislada, los inversores del mundo tendrán que tomar una decisión.

¿Seguir invirtiendo en una Bolsa estadounidense bien valorada (o sobrevaluada, según algunos puntos de vista) en un contexto de absoluta fortaleza económica?

¿O comenzar a enfocar fondos en otros mercados llenos de crecimiento y que claramente están subvalorados?

Un argumento en pro de los mercados emergentes

Actualmente Estados Unidos tiene un ratio precio/ganancia ajustado cíclicamente (CAPE) de casi 30 veces.

India, con un crecimiento del producto interno bruto del 7% (el doble que el de los Estados Unidos) tiene un ratio CAPE de 21.

Otro mercado emergente en rápido crecimiento, Filipinas, ostenta un CAPE de 18. Lo sigue de cerca México, así como el líder industrial de Europa, Alemania.

A lo que quiero llegar, es que si bien siempre será una “plaza segura”, existen muchas opciones por fuera del país.

Pienso que los argumentos para invertir en acciones de mercados emergentes –por ejemplo, a través del MSCI Emerging Markets Index (EEM)– no podrían ser más convincentes.

Son de los contrastes así que nacen los rallies más importantes.

Que tu dinero trabaje por ti.

Nicolás Arieu,

Nicolás M. Arieu es editor para Especulación Inteligente y Micromovimientos Millonarios para Estrategias Alpha en Agora Publicaciones.