Los fundamentos a largo plazo para que veamos precios más altos para el metal todavía están en su lugar. Considera firmemente agregar un poco de oro a tu cartera si es que aún no o has hecho.

Por Mike Burnick

En las últimas dos semanas el oro ha mostrado una tendencia a la baja, rompiendo los pisos mostrados en marzo y enero.

Esto tiene a los defensores del oro preocupados de que el metal áureo pueda caer aún más bajo, tal vez borrando todas las ganancias obtenidas desde el pasado otoño boreal.

Pero no creo que una mayor corrección en el oro esté a punto de concretarse, por varias razones.

El dólar está mostrando su fortaleza
Como puedes ver a continuación, la razón principal de la reciente debilidad del oro tiene que ver con la fortaleza temporal del dólar.

El índice del dólar estadounidense, que mide a la divisa contra una canasta de seis monedas globales alcanzó recientemente nuevos máximos de 52 semanas, y el oro siempre ha tenido una fuerte relación inversa con la divisa.

Pero creo que el repunte del dólar será de corta duración. Esto se debe a que a medida que la deuda del gobierno de Estados Unidos y los déficits presupuestarios continúen aumentando, inevitablemente socavarán la fortaleza del dólar a favor del oro y otros activos duros.

La razón principal por la que deberíamos esperar precios más altos del oro es el hecho de que el metal ya se ha retirado significativamente de los máximos alcanzados en 2011. Como resultado, esto ha provocado recortes generalizados en los presupuestos de exploración en el sector de la minería de oro, como se puede ver a continuación:

Los nuevos descubrimientos de oro son pocos y distantes entre sí
De hecho, no ha habido ningún proyecto o descubrimiento de minas de oro a gran escala en años. En 2016, los presupuestos totales de exploración de metales preciosos alcanzaron un mínimo de USD 7.300 millones antes de recuperarse un poco en los últimos dos años, según S&P Global Market Intelligence.

Eso marcó un mínimo de once años para la exploración minera, y la exploración y producción en toda la industria se mantiene muy por debajo de los niveles máximos que vimos entre 2010 y 2012.

Esto significa que la oferta mundial de oro se está reduciendo, incluso cuando la demanda se mantiene actualmente estable y está lista para aumentar mucho más.

Por último, si observas detenidamente el patrón técnico, puedes ver que todo lo que estamos presenciando ahora es un breve retroceso respecto de las ganancias anteriores. Es solo una pausa que refrescará al y otros metales preciosos antes de apuntar hacia precios más altos en el futuro:

Cualquier mercado, ya sea acciones, bonos, materias primas o monedas, por lo general sigue patrones técnicos muy similares. Después de un gran rally no es raro experimentar una corrección, o retroceso, de un tercio hacia la mitad de la ganancia anterior.

Como puedes ver en el gráfico anterior, el oro ya ha entregado alrededor de un tercio de la obtenida desde el mínimo de 2018. El precio objetivo es de alrededor de USD 1.275 y el oro ya se está negociando por encima de los USD 1.295, impulsado por la inminente guerra comercial.

Conclusión: los fundamentos a largo plazo para los precios más altos del metal todavía están en su lugar. Considera firmemente agregar un poco de oro a tu cartera si es que aún no o has hecho.

Brindo por el crecimiento de tu riqueza,

Mike Burnick