El mercado de la marihuana legal se hace cada día más mainstream, y como inversor no puedes dejar pasar esta tendencia.

Por Zach Scheidt

Hace unos días, los accionista de Tesla aprobaron un paquete salarial absolutamente ridículo para su [amo y señor] CEO, Elon Musk, que tiene el potencial de poner US$50.000 millones en su bolsillo durante la próxima década.

Pongamos esto en perspectiva: con un salario de US$5.000 millones, Musk estaría ganando más que todos los CEOs del S&P 500 –JUNTOS.

En otras palabras, si sumas todos los salarios de los CEOs de las 500 compañías más grandes de los Estados Unidos, tendrías menos de los US$5.000 millones anuales que el señor Musk disfruta actualmente.

Eso es bastante desconcertante considerando que en su reporte del cuarto trimestre de 2017, Tesla escribe en la página 24 que Elon “no dedica todo su tiempo y atención a Tesla”.

O más importante aún, considerando que bajo el liderazgo de Musk, el derroche financiero crónico de la compañía ha alcanzado más de US$4.970 millones en pérdidas operativas para los accionistas.

O que la compañía ha estado bajo investigación por parte de la SEC (cosa que ni se molestó en decirles a sus accionistas).

Y sin embargo, a los inversores les pareció apropiado recompensar al CEO con el mayor paquete salarial de la historia.

Este es precisamente el comportamiento que solo se ve en períodos de irracionalidad extrema, cuando los mercados financieros están en su tope… y a punto de sufrir una corrección severa.

Terminaré la breve nota del día de hoy con una cita de John Thompson, un inversor de valor de Chicago y Jefe de inversión de Vilas Capital Management.

Thompson es uno de los pocos administradores de fondos que ha superado constantemente el rendimiento del mercado, y su fondo apostó en contra de Tesla.

A continuación encontrarás algunos comentarios sobre Tesla extraídos directo de la actualización de Thompson para sus inversores:

Creo que Tesla se derrumbará en los próximos 3 a 6 meses…

…En parte, por su incompetencia a la hora de fabricar y distribuir su Modelo 3, en parte por la menguante demanda de los Modelos S y X, en parte por la valoración tan extrema que tiene el papel, en parte por sus pésimas finanzas que sin lugar a dudas ameritarán otra ronda de recaudamiento capital, en parte porque su probable baja en la calificación crediticia por parte de Moody –pasando de una B- a CCC (altas probabilidades de default)– debería preocupar a sus proveedores de partes y exigirle a Tesla pagos directos (una sentencia de muerte clara), en parte por el decreciente apetito del mercado por el riesgo, en parte por nuestras sospechas de actividades fraudulentas en el departamento de contabilidad de la firma, sospecha que respaldamos con las 85 citaciones/investigaciones por parte de la SEC y con el hecho de que dos individuos clave en las finanzas de la firma renunciaron el mes pasado…

No cabe duda: Tesla está el borde de la quiebra.

La compañía no puede sobrevivir otros 12 meses sin acceso al dinero de los bancos de Wall Street o inversores privados.

Estimamos que Tesla necesitará unos US$8.000 millones en los próximos 18 meses para financiar sus pérdidas capitales, gastos, deudas próximas a vencer y necesidades de capital operativo.

Sin embargo, parece que a raíz de las investigaciones pasadas y presentes de la SEC (las cuales, por terrorífico que suene, no ha mencionado al público), a Tesla le será difícil acceder a los mercados públicos.

Según un reporte analista reciente, en los últimos 5 años se han presentado 85 solicitudes por información adicional o aclaraciones por parte de la SEC.

Compara esto con Ford Motor Company, que recibió 0 citaciones en el mismo período de tiempo. Esto significa que Tesla está coqueteando con bastantes límites.

Cuando una compañía se encuentra bajo investigación formal, es difícil –si no es que imposible– recaudar capital de los mercados públicos, ya que las indagaciones oficiales como estas deben hacerse públicas. Esto, a su vez, generalmente crea cráteres en los valores de las acciones y deuda.

Teniendo todo esto en cuenta, y por el bien de los inversores de Tesla, ojalá haya “tontos más tontos” en China o en algún lugar para que la compañía se mantenga solvente.

En algún punto la música se detendrá y no habrá ninguna silla más.

No importa qué tan bien te hace sentir una inversión social cuando va al alza, al final del día lo único que queda es rabia extrema si tu dinero termina desapareciendo por completo –especialmente si eso ocurre debido a mentiras y engaños por parte de los líderes de la compañía.

Es aquí cuando el [Departamento de Justicia] da un paso al frente y escolta a la inescrupulosa gerencia a su nueva vivienda de cemento y hierro.

…Bajemos a la realidad un momento y veamos los hechos: Tesla vale más del doble que Ford, y sin embargo Ford fabricó 6 millones de autos el año pasado y tuvo una ganancia de US$7.600 millones a nivel mundial, mientras que Tesla hizo 100.000 autos con una pérdida de US$2.000 millones.

Además, Ford cuenta con US$12.000 millones resguardados en caso de emergencia, mientras que Tesla probablemente se quedará sin dinero en 3 meses.

…Nunca había visto algo tan absurdo.

Zach Scheidt,