El momento para el boom de esta tecnología ha llegado y en los próximos 12 meses veremos ganancias colosales en la industria.

Por Ray Blanco

Los inversores por fin se están percatando de lo que está sucediendo, pero la tendencia de la realidad virtual apenas está en su infancia.

Esas son excelentes noticias para ti, ya que significa que aún estás a tiempo de invertir en algunas de las compañías más importantes de este campo en crecimiento.

Es solo cuestión de tiempo para que Wall Street note el potencial de avance que tienen estas acciones. Una vez que esto ocurra, estarás listo para recibir el tipo de ganancias que solo los inversores tecnológicos pioneros pueden disfrutar.

El día de hoy te mostraré qué es exactamente la realidad virtual y por qué finalmente está lista para alcanzar el estrellato financiero.

De la ciencia ficción a tu sala

El término “realidad virtual” (VR, por sus siglas en inglés) se ha utilizado varias veces durante décadas.

VR se refiere a las tecnologías  que pueden sumergir al usuario en experiencias imaginarias que parecen absolutamente reales bajo cualquier definición de la palabra.

A finales de los 80, la gente se estaba interesando más y más en desarrollar un estilo más personal e  inmersivo de realidad virtual.

La ciencia ficción no tardó en unirse a esta idea. Esta tecnología, por ejemplo, inspiró El hombre del jardín, una película de terror de 1992 en la que unos sujetos de prueba utilizando sistemas de realidad virtual se convierten en genios malvados.  En 1999 estrenó el ahora clásico de ciencia ficción Matrix. En ella, los humanos eran esclavizados por las máquinas y pasan todas sus vidas en un mundo de realidad virtual.

Más en el mundo real, la tecnología en realidad no cumplió con las altísimas expectativas del público. Por años, los dispositivos de realidad virtual fueron aparatosos e incómodos. Las gráficas eran cuadradas e irreales. Y además de todo esto, el precio para el consumidor promedio era elevadísimo.

Hoy en día, el mercado potencial para esta tecnología es enorme. La misma alcanzará los US$5.200 millones para finales de 2018. Otro cree que los mercados de AR (realidad aumentada) y  VR podrían alcanzar hasta los US$150.000 millones para 2020.

Lo que esta tecnología ha necesitado es su propio “Smartphone” –es decir, un dispositivo lo suficientemente barato como para convertirse en una plataforma para el consumidor y con la capacidad suficiente para cumplir las tareas que el público espera.

Una vez que los dispositivos VR alcancen su punto de inflexión de la misma forma que lo hicieron los Smartphones, aparecerán muchísimas aplicaciones que explotarán las capacidades que solo la realidad virtual puede ofrecer.

La tecnología está lista

La idea de los teléfonos celulares con capacidades de uso de internet ha existo desde la década de los 70.

Sin embargo, estos dispositivos no causaron un impacto en el mercado por una simple razón: la tecnología no estaba lo suficientemente avanzada como para que valiera la pena.

Décadas después, los ingenieros de Apple por fin tuvieron a su disposición las herramientas necesarias para convertir en realidad el sueño de una computadora y aparato de comunicaciones útil y totalmente portable para el disfrute de millones de personas.

En junio de 2007, la Manzanita lanzó el iPhone. Fue un éxito rotundo. Pronto, otras compañías se apresuraron para introducir al mercado su propio Smartphone.

Solo ese año el mercado de los teléfonos inteligentes tuvo ventas que alcanzaron los US$276.000 millones. Estamos hablando de teléfonos nada más. Las cifras de unidades vendidas por año se han multiplicado 10 veces desde 2007.

Y a medida que los Smartphones comenzaban a hacerse algo mainstream, los accionistas de Apple fueron altamente recompensados: las acciones de AAPL han tenido un incremento de más o menos un 580% desde que Apple comenzó a vender iPhones.

Todo, gracias a que la tecnología por fin alcanzó un punto que les permitió cumplir su visión.

Creo que en la actualidad acabamos de alcanzar ese momento con la realidad virtual.

La tecnología por fin está lista. Las piezas necesarias para crear un mundo tridimensional de realidad virtual, con exquisito detalle de 360 grados, finalmente están en su lugar.

Los posibles usos de esta tecnología son casi inagotables. Podría ser empleada en cualquier área, desde logística hasta salud, pasando por educación y más.

Con tantos productos nuevos llegando al mercado, la VR está preparada para alcanzar el estrellato de la misma forma que lo hicieron los Smartphones.

De hecho, en vista de que las aplicaciones de realidad virtual tienen un potencial tan superior al de los teléfonos inteligentes, la VR podría terminar siendo la historia tecnológica más lucrativa del siglo.

Las compañías a la vanguardia de esta industria se beneficiarán en grande de flujos capitales colosales. Las firmas más pequeñas tienen el potencial de ganar aún más.

Es decir, preveo un alza colosal en sus ganancias en los próximos 12 meses y más…

A medida que se nos presentan oportunidades específicas en este sector, no dudes por un segundo que volveré con instrucciones claras de cómo jugarlas.

No te vayas lejos.

Ray Blanco