Las cosas están cambiando en los mercados –y para los inversores inteligentes, estas son excelentes noticias.

“Es como si los traders estuvieran pasando por un caso agudo de trastorno de déficit de atención”, me dijo mi amigo Rob el fin de semana pasado.

“No se pueden enfocar en una cosa por más de un día o dos. Y sin embargo están comprando y vendiendo tan rápido como pueden basándose en cualquier ‘cosa llamativa’ que llame su atención”.

¡No se equivoca!

A medida que el mercado fluctúa entre alzas y bajas, los traders están cada vez más distraídos por los pronósticos de una guerra comercial, tasas de interés más altas, escándalos tecnológicos, inflación, problemas políticos y muchos otros factores.

Y este lío, a nosotros, nos trae oportunidades…

Recientemente ha habido muchísima volatilidad en los mercados. Esto en gran medida se debe al pánico causado por una potencial guerra comercial. La idea es que si Estados Unidos impone aranceles en el acero y el aluminio chino, Xi Jinping, el Presidente chino, tomaría represalias en la forma de aranceles en la comida y otros productos que Estados Unidos exporta a China.

Todos estos temores de volatilidad tienen a los inversores sudando frío.

Y esto a mí me encanta. Porque cuando las cosas se complican en un área de mercado, siempre surgen nuevas oportunidades en otro sector.

Por ejemplo, las condiciones de volatilidad más alta en el mercado están llevando a volúmenes de trading más altos de parte de los administradores de capital e inversores individuales. Y es que, después de todo, en este momento los inversores de todo tipo están haciendo todo lo posible para determinar cómo se adaptarán a las cambiantes dinámicas de mercado.

Por años la inversión pasiva dominó los mercados. Básicamente, buena parte de los inversores solo dejó que la corriente los guiase.

Pero sucede que cuando inviertes en algún ETF, ese fondo pone una pequeña porción de tu dinero en todas las acciones de ese índice en particular.

No importa si las compañías en las que están invirtiendo tienen un modelo de negocio estable. No importa si la industria está creciendo o contrayéndose. No importa si las acciones están en peligro financiero o si están listas para dar inicio a algún plan de expansión de varios años de duración.

Las inversiones pasivas sencillamente ponen tu dinero en TODAS las acciones. Y con tantos inversores tomando este enfoque, el mercado subyacente crece y crece mientras que cada vez más individuos compran acciones de forma indiscriminada.

La verdadera tragedia aquí es que muchas compañías que no se merecen eldinero de los inversores están recibiendo muchos dólares por sus acciones. Y si tú o yo echáramos un vistazo al modelo de negocio de estas compañías, ten por seguro que no habría ni uno de nuestros centavos de inversión en sus acciones.

Sin embargo, los inversores pasivos están a favor de estas prácticas.

Por otro lado, las compañías fuertes con excelentes pronósticos de crecimiento tienen menos acceso al dinero que necesitan. Eso se debe a que el dinero que debería ser invertido en esos sólidos negocios está siendo distribuido entre “todas las acciones” sin ningún tipo de investigación o proceso por detrás.

Algo completamente irracional.

Uno de los cambios más importantes que tomaron lugar en febrero es que los inversores comenzaron a prestarle más atención hacia dónde estaba yendo su dinero. Los inversores pasivos entraron en pánico cuando el mercado retrocedió, sacando todo su dinero de las acciones.

Mientras tanto, los inversores activos –es decir, aquellos que consideraron meticulosamente en dónde debían invertir su dinero– compraron las acciones de las mejores compañías a precios de descuento.

Anticipo que de aquí en más las acciones cotizarán más por sus propios méritos y menos por la tendencia del mercado general. Si eres un inversor activo que investiga sus posiciones y selecciona las mejores acciones para invertir, entonces te van a encantar las nuevas condiciones del mercado.

Esto, porque a medida que más inversores compren acciones de compañías de calidad –y vendan papeles de firmas con malos rendimientos– ciertas inversiones crecerán naturalmente. ¿Por qué? Pues porque habrá más inversores dispuestos a pagar precios más elevados por las mejores acciones.

Me explico…

El 5 de febrero, la confianza de los inversores recibió un golpe duro. Ese fue eldía en que el Dow cayó 1.175 puntos, eliminando casi US$ 1 billón en patrimonio de los inversores.

Para la mayoría de los inversores, ese día desencadenó lo que se ha vuelto un período de intranquilidad. En los días posteriores el 5 de febrero, la personalidad de la Bolsa cambió por completo.

Ahora, en vez de ir al alza todos los días, el mercado ha comenzado a fluctuar como un loco. Algunos días el Dow escala 400-500 puntos, otros días pierde 700.

Afortunadamente para los inversores que invierten y mantienen, en general las subas han equiparado las bajas, dejando al mercado general en un rango de trading amplio e impredecible. Sin embargo, no dudo que todos estos movimientos alocados han causado unas cuantas noches de insomnio entre los inversores comunes.

¿Sabes quién está tranquilo entre toda esta nueva volatilidad?

Los hombres y mujeres que administran las mesas de operaciones en los bancos de inversión blue chip en Wall Street.

Ellos son responsables de ayudar a los inversores institucionales a entrar y salir de posiciones. Así que cuando los fondos mutuos, de dotación y de pensión deciden cambiar sus posiciones en respuesta a las nuevas dinámicas de mercado, llaman a estas mesas de operación y hacen transacciones considerables.

Piensa en todos los inversores individuales que cayeron presas del pánico y sacaron su dinero de los fondos mutuos. Los fondos tuvieron que vender acciones solo para pagarles a sus inversores.

Y luego, cuando el mercado rebotó y los inversores individuales sintieron elllamado FOMO (“miedo a quedarse fuera”), reinvirtieron su dinero en los fondos. Y como es de esperar, éstos llamaron a sus amigos en las mesas de operaciones una vez más para comprar cantidades colosales de acciones.

Como los mercados se volvieron más volátiles el 5 de febrero, los inversoresinstitucionales grandes se vieron forzados a ser mucho más activos. Y a medida que miles de millones –corrección, billones– de dólares comenzaron a distribuirse entre diferentes acciones, bonos y monedas, las mesas de operaciones de Wall Street mueven dinero y se embolsan honorarios sustanciales.

Aprovechar el nuevo escenario

El punto acá es que en todo este lío nadie está hablando de las nuevas condiciones de trading y de cómo acelerarán aún más las ganancias de los bancos.

No olvides que todos los bancos importantes de Wall Street tienen modelos de negocios similares. Así que si por ejemplo J.P. Morgan Chase anuncia fuertes ingresos producto del trading, puedes estar seguro de que Bank of America (BAC), Morgan Stanley (MS), Wells Fargo (WFC) y Goldman Sachs (GS) también irán a alza.

¿La razón? Las mesas de operaciones de estas firmas también deberían capturar ganancias importantes. Y una vez que uno de ellos haga públicas dichas ganancias, los inversores harán la conexión y mandarán al alza las acciones de los otros bancos de inversión.

Así que tal vez quieras considerar invertir en algunas de estas acciones bancarias en este momento (mi colega Tom Gentile tiene una manera brillante de ganar con la temporada de ganancias. Haz click aquí para ver los detalles).

De hecho, mira cómo iba ayer la recomendación que hizo el lunes, sobre Wells Fargo:

Como te digo, estamos recién comenzando la temporada de ganancias, lo que quiere decir que debes estar muy atento a estos movimientos.

O seguir la estrategia de Tom.

Los bancos importantes ya están listos para ir al alza gracias a los impulsos de las tasas más altas y la recuperación de la economía estadounidense. Esta nueva fuente de ganancias proveniente de la volatilidad del mercado solo meterá más impulso en un sector de inversiones bastante interesante.

Saludos,

Zach Scheidt

Zach Scheidt es editor de Ingresos Instantáneos para el servicio Premium de Agora Publicaciones, Estrategias Alpha. También es editor de Megacontratos para AP.