La honestidad brutal y la autorreflexión han sido una parte esencial de mi éxito –¡y serán una parte esencial del tuyo también!

Por Tim Sykes

Existe una diferencia colosal entre un inversor y un trader.

Cuando hablamos de cómo puedes hacer que tu dinero haga más dinero, las palabras “inversor” y “trader” tienden a usarse como sinónimos, pero quienes lo hacen esto está totalmente equivocados.

La realidad es que los inversores y los traders son dos tipos totalmente diferentes de participantes en los mercados financieros –son bestias diferentes con estrategias, movidas y metodologías diferentes.

Metas totalmente diferentes en mente.

Así que bien, ¿cuáles son puntualmente esas diferencias?

Bueno, esa es una pregunta difícil de responder de forma abreviada, pero haré lo posible.

Antes que nada, pregúntate lo siguiente:

¿Qué es lo que hace un trader cuando tradea?

Y, ¿qué hace un inversor cuando invierte?

En algún lugar de esas respuestas encontrarás que a veces un trader tiene que actuar como un inversor, mientras que los inversores deben hacer exactamente lo contrario –o por lo menos ponen a traders a trabajar para ellos.

Ahora bien, entrando más en detalle, mira las cinco cosas que pueden ser la diferencia real entre los traders y los inversores:

#1: Dividendos y ganancias

Comenzaré con lo que tanto inversores como traders adoran: el dinero, que se recibe sobre todo a través de dividendos y ganancias.

A los inversores les gustan los dividendos.

Les gusta pasar largo tiempo investigando acciones, a veces por semanas enteras, antes de invertir –y estarían dispuestos a hacer esto por mucho menos dinero del que realmente vale solo para ver cómo van llegando sus dividendos constantemente.

A los traders, por otro lado, les gustan las ganancias. Aquí y ahora.

Específicamente, están enfocados en las acciones, prefiriendo una victoria de corto plazo con la venta de un papel que, obviamente, vendieron por más de lo que les costó. Los traders podrían hacer de 1 a 10 trades en un solo día.

#2: Largo plazo vs Corto plazo

Esta es la diferencia principal entre los traders y lo inversores, y se relaciona a su perspectiva temporal necesaria para hacer ganancias.

A los traders les gustan las “relaciones sin compromiso” con sus acciones, mientras que los inversores buscan relaciones largas con sus posiciones.

Los traders compran para vender, incluso en el muy corto plazo.

Los inversores compran para mantener, a veces por largos períodos de tiempo –incluso décadas.

Si aplicas esto a las relaciones humanas, tiene sentido, ¿no?

Si estás buscando un compañero de vida, tal vez te convenga más apostar por un inversor… porque un trader se irá.

Y se irá pronto.

#3: Fundamental vs Técnico

A los inversores le gusta el análisis fundamental, meterse en investigaciones largas e intensas de compañías, analizar las declaraciones de éstas, sus competidoras, el rendimiento y las tendencias globales, todo a fin de poder sacar la mayor cantidad de información de estas compañías como sea posible antes de que tomar sus propias decisiones sobre si invertir o no.

En el otro de la mesa tenemos a los traders, quienes no pierden tanto tiempo en eso: su trabajo se basa más que nada en el análisis técnico y emplean los fundamentos solo a modo de soporte.

Los traders analizan el rendimiento de una acción durante un período de tiempo específico, que puede ser tan corto como un solo día o tan largo como varios años, para luego ver el rendimiento el mercado y las últimas tendencias de los precios, empleando gráficos, medias móviles u otras herramientas antes de decidir si comprar o vender.

#4: Riesgo, paciencia y seguridad:

No podemos hablar de los traders e inversores sin mencionar el riesgo, la paciencia y la seguridad. Estos son factores que dividen a estos dos grandes tipos de participantes del mercado financiero.

A pesar de que los traders toman riesgos todos los días, no sería descabellado decir que muchos inversores en realidad toman riesgos más grandes, aunque bien es cierto que éstos tienen muchísima más paciencia a la hora de hacer dinero.

Mientras trabajan con dividendos, los inversores lidian con ingresos constantes, mientras que los que trades enfocados en las ganancias son mucho menos seguros.

De todas formas, el mercado no ofrece garantías de nada.

En ambos casos tienes que estar preparado para sorpresas desagradables.

En el caso de un trader, podrías perder una parte de importante de tu capital de inversión en un solo día.

Porque no hay duda de que NO todas tus inversiones diarias serán exitosas.

Sin embargo, los inversores corren el riesgo de perder enormes cantidades de dinero invertido durante años o incluso décadas, en periodos relativamente cortos.

De hecho, psicológcamente puede ser peor, ya que los traders están más adaptados a aceptar sus derrotas.

#5: Fe y miedo

La fe es algo que se relaciona más con los inversores: por ejemplo, la fe en mejor rendimiento en un papel.

Es algo que los traders no tienen.

Si hacer dinero fuese como una religión, entonces los inversores son los creyentes fieles, mientras que los traders son los agnósticos.

Creo personalmente que uno es o trader o inversor por la naturaleza de uno mismo.

Pero cuando hablamos de paciencia, ambos tipos de participantes del mercado la tienen –solo que expresada de diferentes formas. Un trader pone mucho más esfuerzo, todos los días, en diferentes acciones.

Nos levantamos temprano día tras días y hacemos varios análisis técnicos solo para encontrar unas pocas acciones con potencial para ese día.

Y luego hacemos el mismo proceso otra vez.

Es mucho más fácil si usamos ciertas herramientas y gráficos en línea.

Puede que no tengamos la paciencia para esperar una década o dos para ver resultados, pero esa así funciona nuestra mente.

No significa que no tengamos ninguna clase de paciencia.

Significa que la que tenemos la renovamos todos los días, y nos aburriría tener que ver el mismo papel por 20 años.

Queremos resultados instantáneos, pero trabajos duro por ellos.

Y en lo que refiere a las relaciones humanas, bueno –digamos que no deberías descartar a los traders así como así.

Sí, nos falta la paciencia de décadas enteras que tienen los inversores, pero para nosotros cada día es un reto nuevo y emocionante.

Cuando reflexiones para decidir hacia qué corriente te inclinarás, nunca habrá una respuesta correcta –todos tenemos diferentes personalidades, fortalezas y debilidades.

Pero es bueno ser honesto con uno mismo.

La honestidad brutal y la autorreflexión han sido una parte esencial de mi éxito –¡y serán una parte esencial del tuyo también! Saludos,

Tim Sykes

Tim Sykes es trader y especialista de The Agora Companies