La realidad es que los asalariados y trabajadores por cuenta propia tienen poco control sobre su dinero cuando se trata de impuestos: están a la entera discreción de la ley, lo que les da muy poco margen de maniobra. Cómo ponerte en el lugar de los ganadores.

Querido lector,

Cuando el año pasado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó la Ley de Recortes de Impuestos y Empleos, el objetivo era simple: reducir las tasas de impuestos a la clase media y las pequeñas empresas, y proporcionar algunos “impulsos” a la economía.

Sin embargo, tal como lo veo, las mayores contribuciones solo han beneficiado a los grandes empresarios e inversores inmobiliarios. Como saben, el espíritu empresarial y la inversión en bienes raíces es lo que predico, por lo que esta noticia se alinea perfectamente con mi filosofía.

Hay buenas noticias para los trabajadores asalariados, o al menos para la mayoría de ellos. Un hogar de ingresos promedio obtendrá un recorte de impuestos de alrededor de USD 800 este año.

Las reacciones han sido diversas y desde mi punto de vista, esto se debe a:

1) Las personas no entendieron que el recorte de impuestos se vio reflejado en sus cheques de pago durante todo el año, y

2) Hubo varios recortes de impuestos y devoluciones de impuestos que fueron bastante confusos.

Pero sí creo que esto muestra dos mentalidades cuando se trata de impuestos, y en última instancia, del dinero en general.

Al observar los impuestos, hay dos mentalidades:

La mentalidad tributaria del empleado
La realidad es que los empleados tienen poco control sobre su dinero cuando se trata de impuestos. Están a la entera discreción de la ley, lo que les da muy poco margen de maniobra.

Y en Estados Unidos ese poco margen que tenían podría haber desaparecido completamente con la eliminación de muchas de las pocas deducciones de las que podían disfrutar. Sin embargo, si tienen suerte, el aumento en las deducciones estándar ayudará a compensar esas pérdidas.

Entonces, no es sorprendente ver cómo ha respondido la gente. Aunque hay una mezcla de reacciones tanto positivas como negativas, también ha habido un tema en común: “tengo que tomar lo que el gobierno me da”.

La mentalidad del empleado puede ser amarga, o puede estar contenta con su situación fiscal, pero lo que se comparte es una mentalidad de que no hay nada que se pueda hacer al respecto. Después de todo, no puedes luchar contra el gobierno, ¿verdad?

La mentalidad fiscal de los ricos
Por otro lado, los ricos están entusiasmados con los recortes de impuestos. No porque puedan obtener más o menos ingresos después de pagar sus contribuciones (aunque los inteligentes siempre ganarán más), sino porque tienen nuevos incentivos incorporados en la ley para descubrir y aprovechar.

Los ricos entienden que las leyes impositivas fomentan ciertos comportamientos y los recompensan por actuar en un sentido determinado.

La mayoría de mis amigos y yo hemos estado en contacto con nuestros asesores fiscales sobre la nueva ley, buscando formas de ganar más dinero con el nuevo código tributario, alejándonos de aquellas cosas que aumentan el nivel de nuestros pagos y adoptando prácticas e inversiones que utilicen los incentivos creados.

Esto evidencia una mentalidad común de los ricos cuando se trata de impuestos: voy y tomo lo que el gobierno me da.

Con esto en mente, te invito a repasar algo que es fundamental en mi vida y que espero sea fundamental en la tuya…


El cuadrante Cashflow®

Como hemos visto con anterioridad, en el mundo del dinero existen cuatro tipos de personas:

E – Empleados, los que trabajan para los demás.

S – Trabajadores por cuenta propia, aquellos que trabajan para sí mismos o que son dueños de su propio trabajo

B – Business owners, aquellos que son dueños de un negocio y tienen a otras personas que trabajan para ellos.

I – Inversores, aquellos que ponen su dinero en inversiones de efectivo y de esta forma tienen al dinero trabajando para ellos

Casi todos los recortes de impuestos en el neuvo código de impuestos de Estados Unidos favorecen a aquellos que están en el lado derecho del cuadrante CASHFLOW®, los B y los I. Ellos ganan más dinero y pagan menos en impuestos.

En cambio, los que se encuentran en el lado izquierdo, E y S, gozan de nulos recortes impositivos y pagan el máximo.

Si bien no estoy contento con la idea de perder cosas que tenía antes, como la deducción de mi hipoteca, este cambio no es tan grave para mí.

¿Por qué? Porque estoy en el lado derecho del cuadrante CASHFLOW®.

Por ejemplo, puedo deducir los gastos de mi negocio. Puedo depreciar mis inversiones. Puedo pedir dinero prestado libre de impuestos para invertir en bienes raíces. Y en lugar de los ingresos ganados, que son los ingresos más gravados, recibo ingresos pasivos, que son los ingresos menos gravados.

Está bien, la clase media no lo hará. Ellos serán los perdedores en esta guerra, ya que la inflación destruye sus ahorros y el gobierno los destruye a ellos con sus estructuras fiscales.

Es hora de cambiar de lado
Ahora, ¿qué puedes hacer en tu caso?

Es simple: si estás en el lado izquierdo del cuadrante CASHFLOW®, es hora de cambiar de lado. Las cosas solo se pondrán más difíciles tanto para los empleados y los trabajadores por cuenta propia a medida que avanza la guerra contra el dinero.

La mejor manera de cambiar de lado es aumentar tu educación financiera. Si no entiendes por qué puedes ganar más dinero y pagar menos impuestos por encontrarte del lado correcto del cuadrante de flujos de efectivo, te animo a que empieces a aprender por qué.

Y si ya lo comprendes, pero aún no ha tomado medidas, te aliento a dar tu primer paso. Haz una inversión. Comienza a construir un negocio.

Al final, los únicos sobrevivientes de la guerra del dinero serán los que cuentan con educación financiera y los que confían en sí mismos, no en su gobierno, para sobrevivir.

El dinero es un juego
En última instancia, la diferencia entre la mentalidad de un empleado y la de un rico sobre los impuestos, se reduce a cómo ven el dinero.

Muchas personas de clase media tienen miedo al dinero y no lo entienden. Como resultado, ni siquiera les gusta hablar de ello. Y no es que la mayoría de las personas considere al dinero como un tema vulgar y por eso no quieren hablar de él, sino que es más fácil colocar un estigma en lugar de aprender. Para la mayoría de la gente el dinero es un trabajo pesado.

Por el contrario, mis amigos ricos hablan de dinero todo el tiempo. No se jactan de lo mucho que tienen. En cambio, están compartiendo trucos del oficio. Para los ricos, el dinero es un juego, un juego al que les encanta jugar y dominar, del mismo modo en que a algunas personas les encanta dominar cualquier deporte.

Entre las reglas del juego del dinero que deben dominarse están las leyes fiscales. Y cuando las reglas cambian, los ricos encuentran nuevas formas de adaptar su estilo de juego, mientras que el resto del mundo simplemente lo acepta.

La realidad es que todos están jugando el juego del dinero, les guste o no. Entonces, la pregunta se convierte en:

¿Qué tipo de jugador quieres ser?

Saludos,

Robert Kiyosaki

Robert Kiyosaki, autor del bestseller Padre Rico Padre Pobre y otras 25 guías financieras, ha desarrollado su carrera trabajando como educador financiero, empresario, exitoso inversor, magnate de bienes raíces y orador motivacional, mientras dirige Rich Dad Company.