Algunos grandes jugadores financieros globales se están moviendo hacia el oro, y creemos que para ti es hoy el momento de acompañarlos.

Por Mike Burnick

Mientras a lo largo de las últimas semanas fuimos testigos de mejoras en los datos macroeconómicos de Estados Unidos, los precios de los metales preciosos vieron una baja en las últimas semanas.

Al mismo tiempo, el panorama de las tasas de interés cambió al nuevo lema de “más bajas por más tiempo”.

Ambos factores presionan la suba del dólar a nivel global.

Pero dicho todo esto… la verdad es que el dólar aún está muy lejos de sus máximos de 2018 y que es probable que pronto vuelva a su tendencia a la baja.

La explicación de la bonanza alcista

Por mi parte, veo la reducción en los precios de los metales simplemente como una pausa de una tendencia alcista de largo plazo.

Estas pausas son positivas y pueden funcionar como un momento para refrescarse para el oro y otros metales preciosos en el camino hacia más ganancias en el futuro.

Especialmente después de presenciar un rally tan fuerte a fines de 2018 y principios de este año.

A continuación, puedes ver que en las últimas semanas los inversores en ETFs de oro han estado retirando de la mesa parte de sus ganancias, sacando dinero de los ETFs que replican el comportamiento del metal.

La línea azul por sobre cero es el aumento, en toneladas, mientras que por debajo son retiros:


Y claro, ¿por qué no hacerlo después de un aumento de casi 15%?

Sin embargo, estos pequeños retiros de dinero no tienen comparación con los enormes ingresos que experimentaron los ETFs de oro desde octubre del año pasado.

De hecho, un equivalente de 69 toneladas de oro fue incorporado a los ETFs con respaldo en oro a lo largo de 2018.

Esto equivale a un adicional de US$ 3.400 millones en oro comprado por inversores minoristas de todo el mundo el año pasado.

No es sorprendente que la mayor demanda proviniera de Europa, la región del mundo con la peor situación financiera y donde los activos de ETFs de oro crecieron un 10% en 2018.

Sin embargo, los inversores minoristas no son la única fuente que condiciona la demanda por oro.

Los bancos centrales también son grandes compradores, sobre todo en los mercados emergentes.

Mira este gráfico, que muestra el aumento de las compras de oro hechas por bancos centrales enero y octubre de 2018, respecto al mismo periodo del año anterior:


La demanda de los bancos centrales es amplia y diseminada, y la mayoría comparte un mismo enfoque como punto de partida.

Los bancos centrales asiáticos han sido grandes compradores y la India, lidera el ranking con un incremento de sus reservas de oro de un 28,7%.

En Europa del Este, Turquía aumentó sus reservas de oro en un 153%, mientras que Hungría y Polonia también fueron grandes compradores, con reservas de oro que aumentaron un 31,5% y un 25%, respectivamente.

¡Rusia está en un verdadero frenesí comprador, con reservas multiplicándose por cinco en tan solo un año!

La sed por oro de los bancos centrales se debe principalmente al deseo de diversificar los activos, LEJOS de cualquier tipo de papel moneda.

Están preocupados por la estabilidad y salud del sistema financiero global y con mucha razón.

¿El resultado?

Un “vuelo hacia la seguridad y la liquidez” por parte de bancos centrales que buscan el último refugio seguro, modificando buena parte de las proporciones totales de sus reservas financieras.

Deberíamos seguir el ejemplo de estas poderosas entidades financieras…

Ahora es el momento perfecto para aprovechar al máximo la reciente retirada e incorporar tu propia reserva de oro personal.

¡Por el crecimiento de tu riqueza!

Mike Burnick