En los últimos dos meses, el S&P 500 cayó un 4%, mientras que el oro creció casi en la misma cantidad. Esa es una señal de advertencia que debemos escuchar.

Por Nicolás Arieu

Estamos en un momento complicado para el mercado.

Quienes lo vivimos y respiramos, sabemos de qué estamos hablando.

Sin embargo, como ya hemos estado en situaciones similares, sabemos cómo actuar.

En ese sentido, hoy me pongo del lado de lo seguro.

Y lo digo con todas sus letras: el oro es la póliza de seguro que necesitas ante una Bolsa en descenso.

Analizando los últimos seis años, podemos ver una correlación interesante. Las acciones estadounidenses fueron al alza en más de un 90% y el oro cayó en un 26%.

El siguiente gráfico muestra lo que me refiero:

Como vemos, el precio del oro so movió inversamente con respecto al S&P 500. Hace un tiempo, eso no fue muy positivo para los que habían invertido en el metal. Pero como bien sabemos quienes llevamos un tiempo largo en el mundo de las inversiones, el metal solo estaba cumpliendo su función.

Verás, el oro es como una póliza para tiempos de volatilidad.

Este commodity es ampliamente aceptado como una reserva de valor. No se corroe u oxida. Es hermoso y llamativo. Y ha mantenido su valor desde que las primeras pepitas fueron extraídas de la tierra hace miles de años.

La verdad es que todo el mundo siente atracción por el metal. Pero como viste, en los últimos seis años su precio cayó.

Y en este momento eso es algo de lo que hay que sacar ventaja.

Es hora de sacar tu “póliza dorada”

Como vimos, cuando el mercado va al alza, el oro cae.

Bueno, lo opuesto también es cierto.

En 2008, al comienzo de la crisis financiera, el S&P 500 cayó casi 40% solo ese año. El precio del oro, por su lado, fue al alza un 5%.

Es por eso que siempre se debe tener una porción de oro en la cartera. Es una defensa contra épocas problemáticas.

Desde enero del 2008 hasta diciembre del 2011, el S&P 500 se desplomó casi un 15%. Sin embargo, el precio del oro escaló más de un 86%.

Así que bien, los inversores que tuvieron oro durante ese período no sufrieron un golpe tan duro como los inversores que tenían la totalidad de sus inversiones en la Bolsa.

Y una vez más creo que es hora de usar la póliza dorada. Mira este gráfico:

En los últimos dos meses, el S&P 500 cayó un 4%, mientras que el oro creció casi la misma cantidad. Esa es una señal de advertencia. El primer disparo de una guerra que se viene…

Debemos tomar precauciones… y eso significa comprar oro.

No me refiero a acciones de mineras del metal… sino a oro de verdad.

Comprar oro es fácil

La buena noticia es que el oro es fácil de comprar, y además es relativamente barato.

En su cúspide del 2011, el precio del oro alcanzó los US$ 1.900 la onza. Sin embargo, hoy en día cotiza por US$ 1.280 la onza.

Si bien el precio ya fue livianamente al alza, si no tienes aún estás a tiempo de agregar oro a tu cartera. Podemos comprar mucha protección sin necesidad de pagar algún premium importante.

Ahora, hay varias formas de comprar oro: monedas y joyería, claro, pero a nosotros nos interesa la Bolsa.

Sobre todo porque los ETFs ligados al oro se están ofreciendo a un precio descontado respecto del oro en sí.

Y éstos son los principales:

Como ves, sumar oro a tu portafolio es tan sencillo como comprar acciones. Estos ETFs son grandes, líquidos y por estos días incluso más baratos que el oro físico.

Que tu dinero trabaje por ti.

Nicolás Arieu,

Para El Inversor Diario

PD: IMPORTANTE: No estoy diciendo que tengas que vender todos tus activos y pasarte al oro. Sería cometer el mismo error de aquellos que están completamente invertidos en acciones. El objetivo es mantener el balance y en ese sentido tener una porción de oro que, dependiendo de tu estrategia personal vaya del 10% al 30% del total de tu cartera.