Un viaje al corazón de Colombia me llevó a encontrar una empresa que podría ser la clave para los desarrollos comerciales en torno a la marihuana.

Por Ray Blanco, desde Medellín, Colombia

Los funcionarios de aduanas y los agentes de inmigración me saludaron. “Buenos días, señor”.

A la mañana siguiente a mi llegada, ya instalado, salí del valle atravesando un sinuoso camino de montaña. Una hora más tarde, respirando un poco más profundamente debido a la gran altitud, giré a la derecha por un camino de tierra.

Un puesto de control fuertemente armado se adelantó. De nuevo, un amigable “buenos días”. Pero el auto fue profundamente registrado y mi identificación fue tomada, examinada y… retenida.

Entonces me invitaron a entrar.

Y el viaje y todo el escrutinio demostrarían que todo había valido la pena.


La nueva cara de Medellín
La ciudad de Medellín es famosa por haber sido alguna vez el epicentro de la guerra contra las drogas. Quién la catapultó a esa fama fue primero Pablo Escobar, pero esto volvió con fuerza a través de películas y series de televisión, como “Narcos”, de Netflix.

Como líder del cartel de la droga de Medellín, Escobar una vez controló alrededor del 80% del comercio de cocaína en Estados Unidos, lo que le valió un lugar en la lista de Forbes de los hombres más ricos del mundo. Es decir, hasta que cayó en 1993, disparando sus armas a través de los techos de la ciudad.

Pero hay mucho más en Medellín que la historia de un narcotraficante caído.

En la zona donde está Medellín, las elevaciones del valle de Aburrá, en el sur y al centro de Colombia, existe el clima ideal para cultivar algunas especies de flores, particularmente crisantemos. En las elevaciones más altas, que se encuentran cerca de la capital, Bogotá, son las rosas las estrellas.

Un dato: en los últimos años gran parte de la producción norteamericana de flores ha sido desplazada por las compañías de flores colombianas.

Situada cerca del ecuador, apenas hay diferencia en las horas de luz entre el invierno y el verano, lo que hace que la producción de flores sea un asunto de todo el año utilizando solo la luz solar.

Con un promedio de casi 1.200 centímetros cúbicos de lluvia por año, está bien regado. Además, en la elevación correcta, la temperatura es perfecta para el cultivo de flores como los crisantemos. Es por eso que la región de Medellín es uno de los principales productores mundiales de flores cortadas del mundo.

Y todos estos factores se aplican a una flor muy especial, producto de una planta conocida científicamente como “Cannabis Sativa”.

¿Lo importante? Existe una compañía que utiliza esto para su ventaja y que podría ofrecerte una inversión que podría cambiar tu vida.

Una oportunidad única en la vida
Los fundadores de esta compañía vieron la geografía única de la región de Medellín como una manera de comenzar una empresa con el potencial de convertirse en un jugador dominante en el cannabis medicinal.

La mayoría de la gente pensaba que la marihuana era ilegal en Colombia, pero una provisión poco conocida para uso médico nos abre una gran oportunidad.

Las condiciones de crecimiento perfectas permiten a esta empresa producir flores de alta calidad y derivados de CDB a una fracción de su costo. Y al igual que un puñado de compañías de flores cortadas dominan el mercado mundial…

Lo cierto es que esta empresa podría pronto ser el proveedor número 1 a nivel mundial de productos de cannabis y flores relacionadas.

Si estás interesado en conocer más detalles sobre esta investigación, te invito a revisar el siguiente video.

Ray Blanco,

Ray Blanco es editor de Especulación Inteligente en Agora Publicaciones. Diseñó y manejó el sistema de redes de una de las firmas de gestión de capital privado más exitosas de Estados Unidos. Estando allí, se metió de lleno en los mercados, trabajando mano a mano con inversores de clase mundial. Hoy en día, se dedica a buscar las mejores oportunidades del mercado en los sectores de vanguardia de la tecnología.