Pasar la vida viviendo con miedo, nunca explorando tus sueños, es cruel. Trabajar duro por dinero, pensar que te comprarás cosas que te harán feliz, también es cruel. Despertarte en medio de la noche, aterrorizado por pagar las cuentas, es una manera horrible de vivir.

Por Robert Kiyosaki

Después de la dura lección que nos había dado, con Mike nos quedamos pensando durante largo rato.

Lo que mi padre rico acababa de decirnos no tenía sentido para nosotros.

(Si no leíste mi última columna, puedes hacerlo a través del siguiente enlace.)

Dijo que no podemos trabajar por dinero. Y que no podemos dejar que el miedo a no tener dinero, o el deseo de dinero, sea lo que maneje nuestra ética de trabajo.

“Entonces, ¿qué hacemos?”, le pregunté. “¿No trabajas por dinero hasta que todos los rastros de miedo y codicia hayan desaparecido?”.

“No, eso sería una pérdida de tiempo”, dijo mi padre rico. “Las emociones son lo que nos hace humanos. La palabra “emoción” significa “energía en movimiento”. Sé sincero acerca de tus emociones y usa tu mente y las emociones a tu favor, no contra ti mismo”.

“¡Whoa!”, dijo Mike.

“No te preocupes por lo que acabo de decir. Tendrá más sentido en los próximos años. Solo trata de ser un observador, no un reactor, a tus emociones. La mayoría de las personas no saben que son sus emociones las que están pensando. Tus emociones son tus emociones, pero tienes que aprender a ordenar tu propio pensamiento”.

“¿Me puedes dar un ejemplo?”, pregunté.

“Claro”, respondió mi padre rico. “Cuando una persona dice: ‘Necesito encontrar un trabajo’, lo más probable es que sea una emoción que esté ordenando se pensamiento. El miedo a no tener dinero genera ese pensamiento”.

“Pero las personas sí necesitan dinero porque tienen facturas que pagar”, dije.

“Claro que sí”, sonrió mi padre rico. “Lo que estoy diciendo es que con frecuencia es el miedo lo que genera este pensamiento”.

“No entiendo”, dijo Mike.

“Por ejemplo”, dijo mi padre rico. “Si surge el temor de no tener suficiente dinero, en lugar de agotarlo inmediatamente a través de obtener un empleo, en vez de eso, deberían hacerse esta pregunta: ‘¿Será un empleo la mejor solución para este temor a largo plazo?’ En mi opinión, la respuesta es no. Un trabajo es realmente una solución a corto plazo para un problema a largo plazo”.

“Pero mi papá siempre dice: ‘Quédate en la escuela y obtén buenas calificaciones, para que puedas encontrar un trabajo seguro”, intervine, algo confundido.

“Sí, entiendo que él diga eso”, dijo mi padre rico, sonriendo. “La mayoría de la gente lo recomienda, y es un buen camino para la mayoría de la gente. Pero la gente hace esa recomendación principalmente por miedo”.

“¿Quieres decir que mi papá dice eso porque tiene miedo?”.

“Sí”, dijo mi padre rico. “Está aterrorizado de que no ganes suficiente dinero y no encajes en la sociedad. No me malinterpretes, él te ama y quiere lo mejor para ti. Yo también creo que una educación y un trabajo son importantes, pero no manejará tu miedo. Verás, ese mismo miedo que lo hace levantarse por la mañana para ganar unos cuantos dólares es el miedo que está causando que sea tan fanático de que vayas a la escuela”.

“Entonces, ¿qué recomiendas?”, le pregunté.

“Quiero enseñarte a dominar el poder del dinero, en lugar de temerlo. No enseñan eso en la escuela y, si no lo aprendes, te conviertes en esclavo del dinero”.

Finalmente tenía sentido. Quería que ampliáramos nuestros puntos de vista y viéramos lo que los empleados de este mundo no podían ver. Usó ejemplos que sonaban crueles en ese momento, pero nunca los he olvidado.

Mi visión se amplió ese día, y comencé a ver la trampa que se avecinaba para la mayoría de las personas.

“Ves, en última instancia todos somos empleados. Simplemente trabajamos en diferentes niveles”, dijo mi padre rico.

“Solo quiero que ustedes, muchachos, tengan la oportunidad de evitar la trampa causada por esas dos emociones, el miedo y el deseo. Úsenlos a su favor, no en su contra. Eso es lo que quiero enseñarles. No me interesa solo enseñarles a hacer un montón de dinero. Eso no va a manejar el miedo o el deseo. Si primero no manejas el miedo y el deseo, y te haces rico, solo serás un esclavo altamente remunerado”.

“Entonces, ¿cómo evitamos la trampa?”, le pregunté.

“La principal causa de la pobreza o los problemas financieros son el miedo y la ignorancia, no la economía o el gobierno o los ricos. Son el miedo autoinfligido y la ignorancia lo que mantiene a las personas atrapadas. Entonces, chicos, vayan a la escuela y obtengan sus títulos universitarios, y les enseñaré cómo mantenerse fuera de la trampa”.

Las piezas del rompecabezas estaban apareciendo.


Mi padre altamente formado tenía una gran educación y una gran carrera, pero la escuela nunca le dijo cómo manejar el dinero o su temor a él. Quedó claro que podía aprender cosas diferentes e importantes de dos padres.

“Así que has estado hablando sobre el miedo de no tener dinero. ¿Cómo afecta el deseo de dinero a nuestro pensamiento?”, preguntó Mike.

“¿Cómo te sentiste cuando te tenté con un aumento de sueldo? ¿Notaste que tus deseos aumentaban?”.

Ambos asentimos con la cabeza.

“Al no ceder a tus emociones, pudiste retrasar tus reacciones y pensar. Eso es importante. Siempre tendremos las emociones del miedo y codicia. De aquí en adelante, es imperativo que uses esas emociones en tu beneficio y, a largo plazo, no permitas que tus emociones controlen tu pensamiento. La mayoría de la gente usa el miedo y la codicia contra ellos mismos. Ese es el comienzo de la ignorancia. La mayoría de las personas viven sus vidas persiguiendo sueldos, aumentos de sueldo y seguridad en el trabajo debido a las emociones del deseo y el miedo, sin cuestionar realmente a dónde los llevan esos pensamientos impulsados por las emociones. Es como la imagen de un burro arrastrando un carro con su dueño colgando una zanahoria frente a su nariz. El dueño del burro puede estar yendo hacia donde quiere, pero el burro está persiguiendo una ilusión. Mañana solo habrá otra zanahoria para el burro”.

“¿Te refieres al momento en que me imagino un nuevo guante de béisbol, dulces y juguetes, que son como una zanahoria a un burro?”, preguntó Mike.

“Sí, y a medida que envejeces, tus juguetes se vuelven más caros: un auto nuevo, un bote y una casa grande para impresionar a tus amigos”, dijo mi padre rico con una sonrisa. El miedo te empuja hacia la puerta y el deseo te llama. Esa es la trampa”.

“Entonces, ¿cuál es la respuesta?”, preguntó Mike.

“Lo que intensifica al miedo y al deseo es la ignorancia. Es por eso que las personas ricas con mucho dinero a menudo tienen más miedo, cuanto más ricos se vuelven. El dinero es la zanahoria, la ilusión. Si el burro pudiera ver la imagen completa, podría reconsiderar su elección para perseguir la zanahoria”.

Mi padre rico continuó explicando por qué la vida de una persona es una lucha entre la ignorancia y la iluminación.

Nos dijo que una vez que una persona deja de buscar información y conocimiento sobre sí misma, se establece la ignorancia. Esa lucha es una decisión de día a día: aprender a abrir o cerrar la mente.

“Mira, la escuela es muy importante. Vas a la escuela para aprender habilidades o una profesión para convertirte en un miembro contribuyente de la sociedad. Toda cultura necesita maestros, médicos, mecánicos, artistas, cocineros, empresarios, policías, bomberos y soldados. Las escuelas los capacitan para que la sociedad pueda prosperar y prosperar “, dijo mi padre rico.

“Desafortunadamente, para muchas personas la escuela es el final, no el comienzo”.

Hubo un largo silencio. Mi padre rico estaba sonriendo.

No entendí todo lo que dijo ese día.

Pero como con la mayoría de los grandes maestros, sus palabras continuaron enseñando durante años.

“Hoy he sido un poco cruel”, dijo mi padre rico. “Pero quiero que siempre recuerden esta charla. Y quiero que siempre recuerden a ese burro.

“Nunca olviden que el miedo y el deseo pueden llevarlos a la trampa más grande de la vida si no son conscientes de que controlan sus pensamientos.

“Pasar la vida viviendo con miedo, nunca explorando tus sueños, es cruel. Trabajar duro por dinero, pensar que te comprarás cosas que te harán feliz también es cruel. Despertarte en medio de la noche, aterrorizado por pagar las cuentas, es una manera horrible de vivir. Vivir una vida dictada por el tamaño de un cheque a fin de mes no es realmente vivir una vida”.

Él nos enseñó algo más sobre la condición humana que hace que las personas vivan una vida insatisfecha y pobre.

Ignorancia.

“Pensar que un trabajo te hace seguro es mentirte a ti mismo. Eso es cruel, y esa es la trampa que quiero que evites. He visto cómo el dinero maneja la vida de las personas. No dejes que eso te pase. Por favor, no dejes que el dinero corra tu vida”.

Hasta la próxima,

Robert Kiyosaki