Una acción que sube 10% puede tranquilamente ver cómo el precio de una opción ligada sube 200%. Veamos un estudio de caso. 

Por Mike Burnick, desde Miami, Florida

Es muy simple: una opción financiera es una herramienta que te otorga el derecho (pero no la obligación) de comprar o vender una acción a un precio determinado y en una fecha predeterminada.

Una “opción de compra” te otorga el derecho a comprar una acción, mientras que una “opción de venta” la de venderla.

Una opción está compuesta por tres elementos diferentes:

• El “subyacente” es la acción que la opción te da derecho a comprar o vender

• El “precio de ejercicio” es el precio que la opción te permite comprar o vender

• La “fecha de vencimiento” es la fecha de finalización de la “vida” de la opción.

Cómo las opciones podrían incrementar

Por ejemplo, echemos un vistazo a Microsoft (NASDAQ: MSFT), que cotizaba a USD 30,77 en abril de 2013, aunque eso fue hace bastante, lo que quiero es mostrarte cómo funcionan las opciones, que es lo importante. Digamos que pensaste que en ese momento Microsoft era una buena compra por que estaba lista para subir más. Más específicamente, pensabas que subiría de precio varios dólares a mediados de ese verano boreal.

Así que comprate el call con strike en USD 31 y fecha julio de 2013, que se negociaba a USD 1 en abril. Ya que un contrato de opciones controla 100 ventas una acción, pusiste USD 100 para tu operación (las opciones se negocian en contratos de a 100). 
Primero, analicemos qué significa ese call específico: te otorgaba el derecho de comprar acciones de Microsoft a USD 31 por acción en cualquier momento desde abril hasta fines de julio (las opciones de compra de acciones caducan el tercer sábado del mes, a menos que sea un día festivo).

Pero, ¿por qué querrías comprar opciones en primer lugar?

Bueno, echa un vistazo a lo que sucede si tienes razón… si en ese escenario Microsoft sube a USD 34 a mediados del verano, significa que las acciones subirían un poco más del 10% (recuerda, comenzó en USD 30,77).

No está nada mal.

Pero con la opción, habrías visto aumentar tu inversión en un 200% en esos mismos tres meses.

¿Cómo?

La opción te otorgó el derecho de comprar Microsoft a USD 31 cuando el precio estaba a USD 34, es decir, una ganancia de USD 3 por cada una de las 100 acciones que controla tu opción. En total, tus ganancias son de USD 300.

Si pusiste USD 100 y te llevas USD 300, estamos hablando de una ganancia del 200%.

Eso es lo que hace que las opciones sean tan poderosas. Y es por eso que para multiplicar por diez tus ganancias (o incluso más), debes considerar probar con las opciones.

Brindo por el crecimiento de tu riqueza.

Mike Burnick

Mike Burnick es editor de Mike Burnick Wealth Watch, Infinite Income, Amplified Income y Spinoff Millionaires. Lleva más de 30 años acercando sus estrategias comerciales a la población. Ha estado con Seven Figure Publishing durante dos años. En 2018, el rendimiento promedio de los ingresos infinitos superó a los mercados en más del 17%.