El ciclo de cuatro años de las elecciones presidenciales en Estados Unidos es uno de los medidores más consistentes y confiables de los rendimientos del mercado de valores y lo ha sido durante décadas. Y en este momento estamos en el momento más alcista del ciclo.

Por Mike Burnick, desde Baltimore, Maryland

En mi oficina tengo todo el día la televisión sintonizada con las noticias financieras, aunque casi siempre en silencio. Voy saltando entre CNBC, Fox Business y Bloomberg para ver si hay algún invitado que valga la pena escuchar.

Frecuentemente eso no sucede.

Pero el otro día en CNBC vi al CEO de BlackRock, Larry Fink, quien es uno de los pocos comentaristas que vale la pena escuchar. Si no estás al tanto, te cuento que BlackRock es una de las empresas de gestión de inversiones más grandes del mundo, especializados en ETFs de seguimiento de índices, conocidos en el mercado bajo el nombre de “iShares”.

Información sincera de parte de un inversor legendario

Como jefe de BlackRock, Fink a menudo ofrece información verdadera e interesante acerca de hacia dónde están fluyendo los fondos en la creciente industria de los ETFs.

Y en esta ocasión lo que me llamó la atención en la reciente aparición de Fink fueron sus directos comentarios sobre el mayor riesgo que enfrentan los mercados en la actualidad: “Tenemos el riesgo de una mejora repentina (en las acciones), no en una baja de las mismas”.

Continuó señalando que, a pesar del fuerte repunte de las acciones en lo que va del año, “no hemos visto que el dinero haya sido puesto a trabajar. Tenemos cantidades récord de dinero en que se mantiene líquido, fuera del mercado”.

Y esta observación cuadra perfectamente con mi propio análisis, que cubrí en un artículo anterior. A pesar de la fuerte ganancia de 24% en el S&P 500 en lo que va del año, tanto los inversores minoristas como los institucionales son hoy VENDEDORES de acciones. En su conjunto, se han contabilizado USD 15.500 millones en salidas de efectivo de las acciones en este 2019.

El escenario que propone Fink de una mejora repentina en el precio de los activos en el mercado de valores tiene mucho sentido porque nadie lo espera. Es un anuncio deliciosamente “contrarían”, y es muy probable que sea acertado.


Por qué el camino para las acciones es hacia arriba

El ciclo de elecciones presidenciales de cuatro años es uno de los medidores más consistentes y confiables de los rendimientos del mercado de valores y lo ha sido durante décadas.

Y en este momento estamos en el momento más alcista del ciclo:

El punto álgido de este ciclo de cuatro años comienza en el punto más bajo después de las elecciones de medio término, que fue el cuarto trimestre de 2018.

Históricamente, las acciones gozan de un gran movimiento alcista durante los siguientes 18 a 24 meses desde ese punto, hasta que se acerque la próxima elección.

En promedio, durante el momento jugoso del ciclo el S&P 500 ha obtenido un enorme 40%, ¡todo en menos de dos años! Por el contrario, cualquier período aleatorio de dos años percibiría que las acciones ganaron solo 15% en sus valores.

Y está claramente a la vista en el gráfico de arriba que ahora llevamos SÓLO 80 días en el ciclo, esto significa que lo más probable es que el mercado de valores tenga otros 12 a 18 meses para recuperarse aún más.

Basado en el registro histórico, el S&P podría alcanzar fácilmente los 3.200–3.400 durante este ciclo ascendente, desde los 2.917 en que se encuentra hoy.

¿Vas a ser parte de esta fiesta?

Mike Burnick